Sierra y cabo de Santa Pola con niños

Sierra y cabo de Santa Pola con niños

Como habéis podido comprobar en las últimas entregas, seguimos descubriendo la bella localidad de Santa Pola, que ofrece mucho más que sol y playa. Para los foráneos, os tenemos que contar, que sin tener que coger el coche, se pueden disfrutar de maravillosas rutas de senderismo que nos permiten visitar la Sierra y cabo de Santa Pola con niños y que esconden grandes sorpresas.

En la oficina de información y turismo, podéis recoger un folleto que recoge toda la red de rutas que podréis realizar por la Sierra y cabo de Santa Pola con niños. Solo debéis tener en cuenta unas pocas consideraciones que os pondremos al final, como siempre, en los consejos.

La sierra y cabo de Santa Pola

Se trata de una sierra, que en si no es muy alta, apenas unos 150 metros, pero que consta con bello acantilado desde donde se pueden disfrutar de maravillosas vistas, sobre todo de la Isla de Tabarca. Mas allá, en un día claro, podréis llegar a ver hasta el peñón de Ifach. Por supuesto, Alicante y Benidorm.
En su punto mal alto, además se puede contemplar el faro de Santa Pola y una serie de bunkers en desuso pero muy bien rehabilitados. También encontraremos los agujeros de los antiguos cañones instalados para defender la bahía. Desgraciadamente los cañones ya no están.

Os recordamos, que no muy lejos de Santa Pola se puede realizar la visita a las Baterías de Castillitos (En Cartagena) donde sí que se conservan los cañones originales.

Rutas por la Sierra y cabo de Santa Pola con niños

Os dejamos el punto original de inicio de la Ruta de Atayaloyas, que fue la elegida por nosotros para visitar la Sierra y cabo de Santa Pola con niños. Se puede realizar a pie o en bicicleta. Su dificultad es inexistente, mas allá de tiempo que hay que emplear en realizaría. Hablamos de 7 kilómetros de ida y otros tantos de vuelta.

Nosotros iniciamos la ruta de una manera diferente a lo que suele ser habitual. Elegimos comenzar por el “Barranc de la tía Amelia” para después, más o menos 1 hora, incorporarnos a la vía que aparece en el folleto de los senderos. La ventaja de empezar en el barranco, es que arranca la ruta desde prácticamente el centro de la localidad. En la C/ Del Dean Lopez, Nº 66-68

Por otro lado, si elegís hacer una ruta circular, combinando la de ida con la de Les Escales, por ejemplo. Os puede suceder que acabéis en el centro de Santa Pola y que luego tengáis que subir a recoger el coche hasta la ronda Norte (punto de Inicio de la ruta Atalayolas). La cuesta, después de 3 horas andando, tira para atrás cuando la ves… En serio.

¿Barranco o ruta original?

Pues depende de lo aventureros que seáis, de la edad de vuestros peques y de lo acostumbrados que estén a andar por el monte. Los míos son todoterrenos desde los 4 años. Así que no les supone un problema tener que escalar por donde sea. Eso sí, tener en cuenta que la ida y vuelta al mirador o faro son largas. Visitar la Sierra y cabo de Santa Pola con niños nos puede llevar entre 3 a 4 horas.

Subiendo barranco arriba, no tiene perdida, tras unos 45 min de caminata, se llega a una bifurcación donde encontrareis a la “palmera solitaria” (bautizada así por mis peques). En ese cruce deberéis tomar el camino de la derecha, que va en paralelo a la ruta oficial de las Atalayolas.

Por cierto, que nos encontramos unas setas por allí, tamaño XXL.

Tras unos 30 minutos de caminar, notareis como el sendero va ascendido hasta un punto en el que a la derecha, veréis un pequeño collado por el que escalar fácilmente y enganchar la ruta principal. Desde ahí, en unos 30 minutos más habréis llegado a los bunkers y a la atracción favorita de todos los paseantes: El mirador del faro.

El mirador del faro de Santa Pola

El mirador del faro, y me da pena tener que decirlo, ha sido una pequeña decepción. La obra de ingeniera está muy bien ejecutada, pero hemos echado en falta que saliese por el barranco quedando suspendido en el aire para que las vistas fuesen aún más espectaculares. Sin embargo no es así, y se ha echado en falta ese plus de “riesgo”. Aun así, las vistas desde allí arriba son espectaculares. Se puedes distinguir toda la riqueza de los fondos de coral del cabo de Santa Pola y divisar las localidades cercanas con todo lujo de detalles.

La vuelta

En nuestro caso elegimos volver por otra ruta, para no repetir lo mismo en nuestra visita a Sierra y cabo de Santa Pola con niños. La última parte de la misma se realiza ya por el casco urbano y evidentemente no tiene la misma espectacularidad que adentrarte en un barranco. Aunque como ya dije antes, después de 3 horas andando se agradece algo fácil para finalizar.
En total hablamos de unos 14 kilómetros a pie, de los cuales toda la primera parte, es cuesta arriba. Por eso os comentamos que ojo con los peques, si no están acostumbrados. Para los papas con nenes más chiquititos que quieran visitar el faro o el mirador, os contamos que se puede acceder en coche al lugar, si bien los últimos 250 metros los tendréis que realizar a pie.

Consejos

Importante como siempre elegir bien las fechas y horas del día a las que hacer senderismo. Nosotros hemos ido en Noviembre, pensando que pasaríamos frío y nos ha tocado cargar todo el camino con los polares, apenas 21 grados sí, pero con un sol de justicia.

Llevar almuerzo, agua en abundancia y la cámara de fotos bien cargada. Elegir bien las rutas y si tenéis dudas pasar por la oficina de Información y Turismo de Santa Pola, donde Ana os atenderá de maravilla y os dará todas las explicaciones pertinentes.

En Julio y Agosto, completamente desaconsejado las horas centrales del día.

Siguenos en las RRSS

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *